Al finalizar a la medianoche de este miércoles del plazo que ha tenido el Parlamento para elegir sin éxito a un candidato a formar Gobierno, la Cámara quedó disuelta y la convocatoria de elecciones es automática y deberán celebrarse en un plazo de 90 días (10 de marzo).

Los diputados siguen debatiendo, pasada ya la medianoche, una ley -pactada entre Likud y Azul y Blanco y aprobada en primer lectura- para fijar el próximo 2 de marzo como fecha electoral y evitar que la jornada coincida con festividades judías.

Benjamín Netanyahu y Beny Gantz se acusan mutuamente del fracaso. Tras los comicios de septiembre, que siguieron a los de abril, el primero en fracasar para formar Gobierno fue Netanyahu, seguido de su rival, el centrista Beny Gantz. No lograron ponerse de acuerdo sobre los términos de un primer ministro “rotativo”.