El primer ministro ha señalado que, aunque los casos de coronavirus están bajando, la variante británica ha cambiado la situación considerablemente, ya que los casos de esta mutación son ya el 90 por ciento de las nuevas infecciones.