La ONU solicitó hoy a los donantes internacionales 2.200 millones de dólares para que sus organismos puedan continuar en 2015 su trabajo de asistencia humanitaria y protección a 5,2 millones de personas en Iraq.

El coordinador humanitario de Naciones Unidas en ese país, Neill Wright, señaló que es imperativo aumentar la ayuda puesto que las necesidades de los iraquíes son inmensas.

Explicó que los trabajos de asistencia están dirigidos a los desplazados por la violencia en Iraq, así como a las comunidades que los acogen y a los que viven en las áreas de conflicto fuera del control del gobierno.

La ONU indicó que 2,8 millones de personas precisan ayuda alimentaria y que unas 800.000 necesitan con urgencia un lugar para albergarse.

Además, con la proximidad del invierno es imprescindible proveer a los desamparados con ropas de invierno, servicios médicos y alimentos.

Con los recursos solicitados, las agencias de la ONU y sus socios planean brindar refugio, protección, salud, alimentos, educación, agua potable y saneamiento a la población iraquí necesitada hasta diciembre de 2015.