Las autoridades iraníes negaron la madrugada de este viernes (10.01.2020) las informaciones de que un misil iraní derribó un avión ucraniano con 176 pasajeros, y urgieron a Canadá a compartir con la comisión investigadora cualquier información al respecto.

El diario estadounidense The New York Times reforzaba la hipótesis del derribo al publicar un vídeo “verificado” que parece mostrar un misil iraní golpeando a un avión sobre Parand, cerca del aeropuerto de Teherán, el área donde una aeronave comercial ucraniana dejó de transmitir su señal antes de estrellarse este miércoles.

En el video se aprecia como algo con el recorrido que tendría un misil impacta con el avión y se produce una explosión. El avión habría intentado volar hacia el aeropuerto antes de estrellarse rápidamente, según la versión del Times sustentada en este video.

Horas antes y después de que fuentes de inteligencia estadounidenses apuntaran a la hipótesis del derribo, el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, confirmó que su Gobierno tiene información de que el vuelo de Ukranian International Airlines (UIA) en el que iban decenas de canadienses, fue derribado por “un misil iraní” pero que pudo ser por un error.

Pero el Ministerio de Exteriores iraní dijo que su país acogería “con beneplácito la presencia de expertos de los países cuyos ciudadanos han muerto en el trágico accidente y solicita al primer ministro canadiense y a cualquier otro gobierno con información sobre este tema que brinde la información al comité que investiga el accidente”.

Dado que el avión era un Boeing 737-800, fabricado en Estados Unidos, la normativa internacional permite que Washington participe en la investigación sobre el accidente. Sin embargo, no está claro cuánta capacidad de acción tendrá el representante de la agencia, dado que las sanciones estadounidenses complican la cooperación con Irán, con el que EE.UU. tampoco tiene relaciones diplomáticas.