El presidente iraní, Hasan Rohaní, ha ordenado a la Agencia de Energía Atómica (AEAI) abandonar a partir de este viernes las limitaciones relativas a la investigación y el desarrollo (I+D), como el desarrollo de centrifugadoras para enriquecer uranio a un ritmo más rápido.

Rohaní ha insistido en que la Unión Europea tiene 60 días para negociar de qué manera va a compensar a Irán por las sanciones impuestas por EE.UU., y de esa manera matener el acuerdo nuclear. Teherán exige a los países comunitarios firmantes del pacto (Alemania, Reino Unido y Francia) que faciliten sus exportaciones petroleras o que abran una línea de crédito.

Rohaní ha reconocido que se trata de “un gran paso” pero ha señalado que se desarrollará “dentro de un marco pacífico” y bajo la supervisión del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA). Según el último informe del OIEA, Irán ha aumentando su grado de incumplimiento del acuerdo nuclear, pero sigue aceptando y facilitando controles de la ONU.