El jefe del servicio nacional de los servicios de urgencia iraníes, Pir Hosein Kolivand, explicó a la televisión estatal que la tragedia se debió a la afluencia masiva de ciudadanos a las exequias en Kerman, donde el comandante Qasem Soleimani va a ser enterrado. “Desgraciadamente, algunas personas han muerto”, dijo. Las víctimas mortales serían 32 y 190 los heridos.

Las exequias han tenido lugar en la localidad natal de Soleimani, Kerman. Decenas de miles de personas han participado en una gran marcha en el centro de la ciudad, con grandes muestras de dolor y demostraciones de duelo.