Las huellas de la guerra están omnipresentes en los 65 kilómetros de trayecto que vuelve a conectar Bagdad, la capital, con la ciudad de Faluya.