Investigadores estadounidenses aseguran que han detectado una versión híbrida del SARS-CoV-2 en el que se combinan las variantes británica y californiana. Los expertos creen que puede ser el responsable de la actual ola de contagios que se está produciendo en Los Ángeles.