Los fiscales generales de cincuenta Estados y territorios de Estados Unidos han anunciado el inicio de una macroinvestigación contra el gigante tecnológico Google por una supuesta violación de las leyes antimonopolio.

Los únicos dos estados de EE.UU. que no participan en la iniciativa son California, donde tiene su sede la empresa, y Alabama. Los territorios que se han unido al proceso han sido el distrito de Columbia y Puerto Rico.

Google se ha enfrentado a acusaciones de que su servicio de búsqueda lleva a los consumidores a sus propios productos a costa de los competidores.

El pasado viernes, Google comunicó que había recibido una demanda de investigación civil, esencialmente una citación, del Departamento de Justicia el 30 de agosto. “Esperamos recibir en el futuro demandas de investigación similares de los fiscales generales estatales. Continuamos cooperando con el (Departamento de Justicia), los reguladores federales y estatales en los Estados Unidos y otros reguladores en todo el mundo ”, señaló la compañía entonces.