06-02-2015South_Sudan

Foto de archivo: ACNUR/R. Riek

El Ejército Popular de Liberación de Sudán (SPLA) y sus grupos asociados habrían cometido abusos graves de los derechos humanos en la región del Nilo Alto de Sudán del Sur de acuerdo con una investigación realizada por la Misión de la ONU en ese país (UNMISS).

Las conclusiones del estudio se basan en las entrevistas que el personal de la Misión realizó a 115 víctimas y testigos de esos atropellos, cometidos en el estado Unity desde fines de abril, cuando el ejército lanzó una ofensiva contra los grupos armados opositores.

Según los sobrevivientes, además de matar civiles, saquear y destruir aldeas y causar el desplazamiento de más de 100.000 personas, las atrocidades incluyeron raptos y violaciones de mujeres y niñas que después fueron quemadas vivas en sus viviendas.

La UNMISS señaló que el alcance y nivel de crueldad reportados deja ver una antipatía que va más allá de las diferencias políticas.

El personal de la Misión intentó visitar los sitios donde se habrían cometido las violaciones de derechos humanos para verificar las denuncias, pero el ejército le negó sistemáticamente el paso.

Después de elaborado el informe, los oficiales de derechos humanos lograron llegar a dos sitios adicionales donde se habían reportado abusos y la información que obtuvieron corroboró los relatos de los testigos y víctimas.

La representante especial de la ONU en Sudán del Sur y titular de la UNMISS, Ellen Margrethe Loej, instó al ejército a cumplir con sus compromisos y a permitir el acceso del personal de la Misión a las áreas por investigar.

“Revelar la verdad es la mejor esperanza para garantizar la rendición de cuentas y poner fin al ciclo de impunidad que da pie a que continúen estos abusos”, puntualizó Loej.

La UNMISS entregó una copia del informe al Ministerio de Asuntos Exteriores de Sudán del Sur, así como al ejército, pero aún no ha recibido ninguna respuesta.

En el pasado, el SPLA ha negado las denuncias de violaciones de derechos humanos perpetradas por las fuerzas del gobierno, pero ha declarado que es positivo investigar las acusaciones.