El edificio Residencial Scenia II en Zaragoza y la Torre de Bolueta en Bilbao están entre los cinco proyectos premiados por el Passivhaus Institute a nivel mundial

Passivhaus Institute, que ha celebrado recientemente su vigésima segunda Conferencia Internacional en Múnich, ha premiado en este marco a cinco proyectos como los más relevantes a nivel mundial de entre todos los que han recibido el certificado Passivhaus en el último año. Dos de estos proyectos son españoles.

Concretamente, los proyectos españoles premiados son el edificio Residencial Scenia II del Grupo Lobe, ubicado en Montecanal (Zaragoza), que cuenta con 26 viviendas; y la primera Torre Bolueta ubicada en el barrio bilbaíno de Bolueta que, promovida por Visesa, consta de 171 viviendas de protección oficial y, desde el pasado sábado, es el edificio Passivhaus certificado más alto del mundo, por encima de la torre Cornell de Nueva York.

Durante la clausura de la Conferencia Internacional en Múnich, el Dr. Wolfgang Feist, fundador del Passivhaus Institut y uno de los expertos más reconocidos del mundo en construcción energéticamente eficiente, destacó la labor que la Plataforma Edificación Passivhaus está desempeñando en España y recordó la celebración su próxima Conferencia Española Passivhaus en Zaragoza, además de reconocer el importante avance del estándar Passivhaus en España.

Según Adelina Uriarte, presidenta de la Plataforma Española Edificación Passivhaus,el que, entre cinco únicos galardones a escala mundial, dos hayan sido logrados por proyectos españoles es una muestra más de la calidad en construcción sobre estándar Passivhaus que se da en nuestro país. La experiencia y los profesionales, existen, pero todavía es necesario que se amplíe y formalice el compromiso por parte de las administraciones públicas y de los agentes políticos para impulsar los ECCN y defender las buenas prácticas en construcción energéticamente eficiente”.

Los edificios -viviendas, oficinas, educativos, de ocio e institucionales- son los responsables de alrededor del 40% de la energía que se consume. Una energía que, según su grado de utilización, su fuente de procedencia y la cantidad de partículas contaminantes que pueda generar su extracción, transporte y utilización, tiene mayor o menor incidencia en el cambio climático que está sufriendo nuestro planeta.

Por el contrario, un edificio con certificación Passivhaus garantiza el consumo casi nulo de energía para la climatización permitiendo un ahorro energético de hasta el 90% frente a un edificio convencional. Además, disminuye sensiblemente la huella de carbono y otros daños ambientales derivados del derroche de energía.

Una edificación pasiva es un tipo de construcción enfocada a la máxima reducción de la energía necesaria para su climatización, logrando mantener una temperatura constante y confortable mediante la optimización de los recursos existentes. En este sentido, existen cinco principios básicos para el diseño y la construcción bajo el estándar Passivhaus: aislante térmico de gran espesor, ventanas y vidrios de altas prestaciones, ausencia de puentes térmicos, ausencia de infiltraciones de aire y ventilación controlada, para responder a los criterios de salubridad que exige la normativa, con recuperador de calor.

La Directiva Europea 2010/31 exige a los estados miembros de la Unión que todos sus edificios públicos sean Edificios de Consumo Casi Nulo a partir del 31 de diciembre de 2018 y todos los edificios, sin excepción, lo sean a partir del 31 de diciembre de 2020. Por ello urge legislar para garantizar en España la edificación energéticamente eficiente.