Inglaterra implantará el 15 de diciembre un nuevo sistema que permitirá a los pasajeros procedentes de países considerados de alto riesgo realizar una prueba de COVID-19 después de cinco días de cuarentena, pudiendo poner fin al periodo de auto aislamiento si el resultado es negativo.