– Los sectores de infraestructuras, construcción, promoción inmobiliaria y servicios han expuesto su situación y sus propuestas para la salida de la crisis del COVID-19, en la cuarta jornada de la cumbre empresarial organizada por CEOE bajo el título ‘Empresas Españolas: Liderando el Futuro’, que se desarrolla hasta el 25 de junio con representantes del mundo empresarial de máximo nivel.

El presidente de CEOEAntonio Garamendi, ha abierto la sesión dando paso a la primera mesa de la jornada, dedicada al sector de las infraestructuras, en la que han participado Rafael del Pino, presidente de Ferrovial; Manuel Manrique, presidente de Sacyr; Maurici Lucena, presidente de Aena, y Ángel Simón, presidente de Agbar y vicepresidente de Suez.

Para comenzar, Rafael del Pino, presidente de Ferrovial, ha asegurado que “en un momento crítico, como en el que nos encontramos, la inversión en infraestructuras es vital para dinamizar la economía y generar empleo”. “España sigue necesitando invertir en infraestructuras de transporte, en mejorar el tratamiento de agua, en infraestructuras sociales y asistenciales”, ha afirmado Del Pino.

Manuel Manrique, presidente de Sacyr, ha destacado algunas claves para impulsar el desarrollo de las infraestructuras, como son la colaboración público-privada, “encabezar la lucha contra el cambio climático, hacia un modelo progresivamente descarbonizado de la economía”, y “la atracción de la inversión extranjera”, para lo cual considera imprescindible “la seguridad jurídica y la certidumbre”. Asimismo, Manrique ha subrayado el papel de las infraestructuras para favorecer “la cohesión territorial y una mayor igualdad de oportunidades”. Ha concluido su intervención afirmando que “las infraestructuras mejoran la calidad de vida de las personas” y que “es preciso atraer la inversión extranjera”.

A continuación, Maurici Lucena, presidente de Aena, ha aseverado que “gracias a los esfuerzos coordinados con la Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA), el Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC) y las aerolíneas, hoy son una realidad en nuestros aeropuertos procesos aeroportuarios seguros. En esta línea hay que encuadrar nuestra colaboración con Sanidad Exterior para los controles sanitarios”. Además, el presidente del gestor aeroportuario ha anunciado un incentivo comercial para las aerolíneas orientado a contribuir a la recuperación del tráfico aéreo en nuestro país.

Ángel Simón, presidente de Agbar y vicepresidente de Suez, ha urgido a “establecer, territorio a territorio, un pacto social que garantice una recuperación económica sostenible, con el papel esencial de la empresa como parte de la solución”. “Debemos ampliar el alcance del contrato social”, ha añadido.

Según Simón, este pacto “debe basarse en tres ejes: la solidaridad, la ocupación y la reconstrucción verde”. “Hace falta mayor inversión en infraestructuras, que solo puede darse desde la colaboración público-privada; y al mismo tiempo, para financiar la inversión, es necesaria la seguridad jurídica”, ha asegurado.

A continuación, Juan Lazcano, presidente de CNC, ha inaugurado la mesa dedicada a la construcción y la promoción inmobiliaria defendiendo la inversión en construcción para reactivar la actividad y mantener el empleo, y poniendo en valor las ventajas de la rehabilitación, todo ello con el “ineludible cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030”. Para ello, considera imprescindible que “Gobierno y oposición consensúen un plan de recuperación”, al tiempo que ha apoyado también la colaboración público-privada y ha abogado por que el coste de las infraestructuras se reparta de una manera más equitativa, teniendo en cuenta el uso que de ellas se hace.

Juan Antonio Gómez-Pintado, presidente de APCE, ha resaltado que “ahora más que nunca es fundamental aplicar medidas que favorezcan la reactivación de la economía generando empleo y facilitando el acceso a una vivienda asequible, especialmente para los jóvenes, para lo que es necesario poner en marcha ayudas que eviten que vuelvan a ser el colectivo más perjudicado de la crisis. Estas ayudas deberían ir encaminadas a que, por ejemplo, jóvenes solventes con capacidad de pago, pero no de ahorro, que quieren comprar una vivienda, se les dé posibilidad de financiación como se hace en países como Reino Unido y Francia, con la aprobación de avales y líneas de crédito, y ayudas fiscales como la reducción al 4% del IVA”.

Gómez-Pintado ha continuado diciendo que “otro objetivo prioritario es la regeneración del parque de viviendas por edificios de consumo casi nulo”. “En este sentido, queda mucho por hacer, pero es fundamental si queremos que el sector constructor y promotor sea uno de los actores principales en la lucha contra el cambio climático”, ha añadido.

Víctor García Brosa, presidente de Oficemen, considera que “el hormigón es el elemento central que nos ayudará a realizar la transición ambiental, ya que ningún otro material permite infraestructuras y construcciones tan seguras, versátiles y durables”. Además, ha añadido que “un excelente ejemplo del carácter local de la construcción lo encontramos en la industria cementera”. “Somos un sector que utiliza materias primas locales, que atiende los mercados próximos a nuestras 33 fábricas distribuidas por todo el territorio nacional y que genera empleo estable y de calidad a nivel local”, ha dicho.

Luis Rodulfo, presidente de Cepco, considera que se necesitan “acuerdos de estado” y que “en estos momentos es imprescindible adoptar medidas más técnicas que políticas”. El presidente de la patronal de materiales de construcción ha resaltado que el sector movió el pasado año “28.000 millones de euros de facturación procedentes de la demanda interna y 25.000 millones de euros por exportaciones, lo que supone un 8,53% del total”.

Además, Rodulfo ha hecho hincapié en la importancia de la liquidez, por lo que ha pedido “inyectar solvencia a las empresas con rapidez para que se pueda mantener el sistema”. Asimismo, ha reclamado “vigilar que los productos que circulen por España sean productos con suficiente control y garantías”.

Ismael Clemente, CEO de la inmobiliaria Merlin Properties, ha explicado que más que ayudas, lo que el sector necesita es “la liberalización y flexibilización de la actividad”, así como una “nivelación del terreno de juego con nuestros competidores nacionales y extranjeros”. Clemente ha defendido el régimen de las Socimi porque en su opinión “ha resultado muy exitoso en España”, y ha pedido “no seguir atacándolo”, así como “no modificar las reglas del juego”. “Se nos acusa -añade- de una elusión fiscal que no existe”.

José Luis Manzanares, presidente de Ayesa, ha iniciado su ponencia ensalzando lo oportuno de esta cumbre empresarial en la que “estamos contribuyendo a intentar salvar lo mejor de nuestro país”. “La ingeniería es el cerebro de un país y un país no puede perder su cerebro”, por lo que “el Gobierno debe seguir invirtiendo en infraestructuras”, donde “la ingeniería hace un gran servicio”, aunque, ha añadido, “también el sector privado tiene que cuidar de la ingeniería”. Asimismo, Manzanares ha abogado por que los pliegos de condiciones “primen el mantenimiento del empleo”.

Esta cuarta jornada de la cumbre empresarial organizada por CEOE ha puesto el broche con la mesa del sector Servicios, que se ha abierto con la intervención de María José Álvarez, presidenta del Grupo de empresas de servicios Eulen, quien ha hecho un llamamiento a “perder el miedo” para que no se paralice la actividad económica, siempre desde el “respeto y la responsabilidad personal”. En este sentido, también ha instado a combatir la “presunción de culpabilidad” que arrastra el mundo empresarial.

Álvarez también consideró necesario salir del “atasco” en el que se encuentra España, mejorando la liquidez de las empresas, la seguridad jurídica y la estabilidad normativa. Asimismo, ha advertido que las empresas y administraciones van a ir hacia una creciente “internalización” de servicios, que llevará a posibles pérdidas de empleo en el sector, y ha asegurado ver con “asombro” la posibilidad de que se suban impuestos.

El presidente de la Asociación de Empresas de Servicios para la Dependencia (AESTE), Ignacio Vivas, ha querido poner en valor un sector que gestiona el 75% de las plazas residenciales de España y que genera empleo estable. En una visión de futuro, ha considerado necesario que, en caso de un rebrote, “estemos mejor preparados para no tener que volver a improvisar”.

Vivas también ha dicho que se debe propiciar una revisión del modelo de atención a los mayores, con las necesidades de este colectivo en el centro del mismo. “Hay que evitar que los mayores sean ciudadanos de segunda clase”, ha añadido. Por último, ha abogado por profesionalizar el sector y subir los precios públicos para “dignificarlo”.

Cinta Pascual, presidenta del Círculo Empresarial de Atención a las Personas (CEAPS), considera que “las empresas necesitamos un cambio reputacional, debemos poner en valor lo que hacemos, debemos sacar el alma que tienen todas nuestras empresas”. Ha expresado su agradecimiento a diversas entidades, entre ellas la Fundación CEOE, que en estas semanas “han posibilitado que lleguen a los centros materiales imprescindibles para salvar vidas”.

Asimismo, Pascual ha puesto en valor la colaboración público-privada, ya que “saca lo mejor de cada casa”. Según ha informado, 20.000 personas han fallecido en sus centros durante la pandemia, y asegura que “nadie estaba preparado” para hacer frente a esta crisis.

Por su parte, Rodrigo Martín Velayos, presidente de Randstad, ha constatado que “durante esta crisis muchas personas han perdido sus empleos”, pero ha aclarado que “hay que dar tiempo a las empresas para que recuperen su actividad”, algo que según su servicio de estudios se estima que ocurrirá “en el último trimestre de 2020 y primer trimestre de 2019”. Además, ha subrayado la necesidad de extender los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo, “porque si no, se estarán gestionando EREs en lugar de ERTEs”.

Según Martín Velayos, “el paro se va a mover entre el 18% y el 27% en los próximos trimestres”. “Que se aproxime a un extremo o a otro dependerá de las negociaciones entre el Gobierno y los agentes sociales en los próximos días”.

Antonio Llorens, presidente de las empresas de restauración colectivas agrupadas en Food Services España y CEO de Serunion, ha asegurado que “el sector alimenta diariamente a 8,5 millones de personas, muchas de ellas vulnerables”, cuenta con “100.000 personas empleadas” y “representa un 0,3% del PIB”. Sin embargo, Llorens ha explicado que son “uno de los sectores que ha sufrido un mayor impacto” en la crisis, con una caída de las ventas que serán este año de un 38%, con unas pérdidas de 1.500 millones de euros, lo que se suma “a un considerable aumento de los gastos” por la necesaria implementación de medidas de seguridad o las limitaciones de aforo.

La última intervención de la jornada ha corrido a cargo de Enrique Sánchez, presidente de Adecco España, quien se ha comprometido “a compartir todo su conocimiento e infraestructura para ayudar a paliar el drama del desempleo y la precariedad, asumiendo un papel protagonista en un momento tan delicado”. “Tenemos experiencia, sabemos lo que funciona y lo que no, hay propuestas y queremos compartirlas para que empresas, trabajadores y desempleados se puedan beneficiar de ellas”, ha detallado Sánchez para añadir que su compromiso “pasa por trabajar sobre 4 planes: desempleo, temporalidad, jóvenes y formación, para con ello poder mantener y crear más y mejores puestos de trabajo cuando el país más lo necesita”.