El nuevo plan afectará a un máximo de 220 trabajadores, de los que hasta 135 serán prejubilaciones y hasta 85 despidos incentivados, revistiendo ambos casos un carácter voluntario tanto para los afectados como para la propia empresa.