15 años después, miles de personas acudieron el jueves a los cementerios de la provincia de Aceh, en Indonesia, donde yacen las víctimas del tsunami

El 26 de diciembre de 2004, un violento sismo de magnitud 9,3 agitó el fondo marino a lo largo de la isla de Sumatra y desencadenó un tsunami de más de 30 metros de alto. En total, dejó más de 220.000 víctimas en los países bañados por el Océano Índico, incluidos Tailanda, India y Sri Lanka. El impacto se sintió incluso en África oriental.

Indonesia fue el país que sufrió mayores pérdidas en vidas humanas: al menos 170.000 muertos y desaparecidos. Medio millón de supervivientes se quedaron sin casa en la devastada provincia de Aceh.