Pospone un año el pago del dividendo extraordinario

El beneficio de Inditex en el primer trimestre del ejercicio 2020 -entre el 1 de febrero y el 30 de abril- registró pérdidas de 409 millones de euros debido al impacto económico de la pandemia del COVID-19. Este resultado incluye una provisión de 308 millones para la ejecución del plan de impulso a online y actualización de tiendas.

Por su parte, el resultado operativo (Ebitda) se situó en 484 milloness frente a los 1.675 millones de un año antes.

Las ventas cayeron un 44% menos que los ingresos del mismo periodo del ejercicio anterior, hasta 3.303 millones, a pesar de que en el periodo ha llegado a estar cerrado hasta el 88% del parque total de tiendas. Las ventas online, por su parte, han crecido “fuertemente” un 50%e, con un incremento del 95% en el mes de abril respecto al año anterior.

El margen bruto se ha mantenido en el 58,4% de las ventas, con un inventario que a cierre del trimestre fue un 10% inferior al ejercicio anterior.

Al mismo tiempo, los gastos operativos se han logrado reducir en un 21%, fruto de la activa gestión de control, lo que no ha impedido que la compañía haya contribuido a ayudar en la emergencia sanitaria poniendo financiación específica y todos sus recursos logísticos para trasladar desde China a Europa más de 120 millones de unidades de equipamiento médico y sanitario de diferentes donaciones públicas y privadas, incluidas las de la propia Inditex.

Dividendos

Inditex celebrará su Junta General de Accionistas correspondiente al ejercicio 2019 de forma preferentemente telemática el 14 de julio. En ella el Consejo de Administración va a proponer un dividendo ordinario de 0,35 euros por acción, que serán desembolsados el próximo 2 de noviembre.

La política de dividendos de la compañía se mantiene intacta, con un payout del 60%, así como el complemento de un dividendo extraordinario total de 0,78 euros por acción, cuya distribución estaba prevista para los años 2020 y 2021, y que pasarán a repartirse en 2021 y 2022.

Plan para los próximos dos años

El presidente de Inditex, Pablo Isla, ha presentado un plan para los próximos dos años que anticipa lo que será el Inditex del futuro, con el que la empresa acelerará y ampliará su estrategia de anticipación a la transformación digital.

Isla adelantó que se invertirán 1.000 millones de euros para impulso de la actividad online y otros 1.700 millones de euros para la correspondiente actualización de la plataforma integrada de tiendas, con la incorporación de herramientas tecnológicamente avanzadas.

“Este plan supone culminar el proyecto cuyas bases se han ido sentando progresivamente con importantes inversiones desde 2012, que va a transformar significativamente el perfil de la compañía. El objetivo de aquí a 2022 es adelantar la implantación total de nuestro concepto de tienda integrada, cuyo futuro estará vinculado al servicio permanente al cliente allá donde se encuentre, en cualquier dispositivo, y en todo momento”, dijo Isla.

El plan prevé que las ventas por Internet alcanzarán más del 25% del total en 2022, desde el 14% de 2019, con una red de tiendas integrada más ágil y sostenible, que incorporará nuevas herramientas tecnológicas, con una superficie media por tienda más grande, mayores niveles de rentabilidad, y que crecerá entre un 4% y un 6% en tiendas comparables.

Dentro del plan destaca el proyecto Inditex Open Platform (IOP), la creación de la base tecnológica propia sobre la que funcionan todas las operaciones digitales de la compañía. La plataforma, que comenzó a definirse en 2018, ha ido confirmando su eficacia en diferentes fases, ya está activa en un 60%, y durante el plan 2020-2022 culminará su implantación.

Además, Inditex continuará el plan de actualización de tiendas por el que desde 2012 se han abierto 3.671 tiendas del nuevo concepto de integración en espacios más grandes y más fluidos, se han ampliado 1.106 tiendas, reformado 2.556 para su adaptación tecnológica, y absorbido 1.729, 1.024 de ellas en los tres últimos años.

Se llegará de esta forma a una red de entre 6.700 y 6.900 tiendas, tras abrir 450 tiendas con la última tecnología de integración comercial, y la absorción de entre 1.000 y 1.200 tiendas de menor tamaño, que representan entre un 5% y un 6% de las ventas totales, y que tienen una menor capacidad para prestar los nuevos servicios al cliente. Estas unidades se corresponden fundamentalmente con los establecimientos más antiguos de las cadenas diferentes a Zara.