La violencia se desató este lunes horas antes de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, llegara a Nueva Delhi, primera etapa de su viaje oficial a India

Además de los enfrentamientos a pedradas entre defensores y detractores de la polémica norma, los manifestantes han quemado vehículos y tiendas. Más de 48 policías han resultado heridos en los incidentes y han sido hospitalizados.

El Parlamento indio dio en 2019 luz verde a la conocida como ley de ciudadanía, una reforma que facilita la nacionalidad para las minorías religiosas llegadas antes de 2015 desde Bangladesh, Pakistán o Afganistán, asumiendo que sufrieron persecución.

La polémica norma, tachada por sus detractores como una ley “antimusulmana”, es la última de una serie de medidas impulsadas por el Gobierno liderado por Modi, un nacionalista hindú, en contra de esta comunidad.

El Ejecutivo de Modi, por su parte, ha dicho que la nueva legislación tiene como objetivo ayudar a los cristianos, sijs e hindúes que han sufrido persecución en tres países con mayoría de población musulmana. Esos grupos minoritarios, que durante años han estado sin derechos reconocidos en India, tendrán ahora una vía automática para conseguir la nacionalidad india.