El presidente de Iberdrola, Ignacio Galán, ha abogado en la Cumbre del Clima COP22 en Marrakech por un mayor compromiso de todos los actores implicados en la lucha contra el cambio climático, lo que será una prioridad para la empresa en los próximos años.

Durante su intervención como ponente en el evento High-Level Meeting on Climate Change, que se ha celebrado en la ciudad marroquí, Galán ha recordado la trayectoria de apoyo del grupo a esta causa y su compromiso con las energías limpias desde su origen, a comienzos del pasado siglo, cuando apostó por la energía hidroeléctrica. “Tras el Protocolo de Kyoto, entendimos claramente que el cambio climático era un problema real, por lo que aprobamos una estrategia para reducir nuestras emisiones de CO2”, ha asegurado.

2016-11-16. Galán, Tejerina, Horacio, Cañete y Viñuales, en la COP 22 de Marrakech

El presidente de Iberdrola y el vicepresidente de la Red Española del Pacto Mundial, Víctor Viñuales, entregan el Manifiesto de Moving for Climate NOW al director de relaciones externas y protocolo de la secretaría ejecutiva de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, Horacio Peluffo. Al acto han asistido también la ministra de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, y el comisario europeo de Acción por el Clima y Energía, Miguel Arias Cañete.

Según Galán, el 90% de los 100.000 millones de dólares invertidos por la empresa desde el año 2000 se han dedicado a energías renovables e infraestructuras de redes. Además, Iberdrola ha cerrado la mayoría de sus centrales de carbón y fuel, con la excepción de dos plantas “que representan sólo el 2% de la potencia total instalada en la actualidad”.

“En la actualidad, somos líderes mundiales en energía eólica y el próximo año nuestras emisiones en Europa habrán descendido un 75% respecto a las del año 2000, lo que supone sólo un tercio frente a la media de las utilities europeas”, ha explicado Ignacio Galán, quien ha anunciado que la empresa ya ha alcanzado su objetivo para 2020, tras lograr un 30% de la reducción en la intensidad de emisiones respecto a los niveles de 2007.

El presidente de Iberdrola ha explicado que el modelo de la empresa “prueba que la lucha contra el cambio climático es totalmente compatible con la rentabilidad del negocio. En este periodo hemos incrementado de manera consistente los resultados y dividendos, duplicando por cinco el tamaño de la empresa, que se ha convertido en una de las mayores utilities del mundo”, ha afirmado.

Así, Ignacio Galán ha recordado que en el año 2000 Iberdrola desarrollaba el 99% de su actividad en España, mientras que hoy es, por ejemplo, la segunda compañía eólica de Estados Unidos y una de las principales operadoras de redes de electricidad y gas, con presencia en los estados de Nueva York, Maine, Connecticut and Massachusetts.

“Hemos hecho mucho en los últimos años, pero queda mucho por hacer si queremos tener éxito”, ha señalado Galán, quien ha indicado que Iberdrola quiere ir más lejos, para lo que se ha fijado como objetivo reducir su intensidad de emisiones un 50% en el año 2030.

Para lograrlo, el presidente de Iberdrola ha apostado por continuar con la estrategia del grupo, que prevé invertir 20.000 millones de dólares en los próximos cuatro años. Según Galán, estas inversiones se destinarán a renovables “eficientes”, tales como parques eólicos terrestres y marinos, así como plantas solares fotovoltaicas; a infraestructuras de redes, con el fin de completar la digitalización de las mismas y alcanzar 16 millones de contadores inteligentes; y a centrales hidroeléctricas de bombeo, que permiten almacenar energía y contar con capacidad de respaldo.

 

El ‘dividendo social’ de Iberdrola

El presidente del grupo también ha hecho hincapié en Marrakech en el “dividendo social” de la empresa, consistente en el apoyo de Iberdrola al desarrollo de las comunidades en las que está presente, gracias a las compras que realiza anualmente a los proveedores, a la creación de empleo -cerca de 350.000 puestos de trabajo directos e indirectos- y a los distintos programas sociales y medioambientales que lleva a cabo la compañía.

“Para dar una idea del impacto de las energías limpias, gracias a nuestros proyectos de energía eólica marina estamos contribuyendo a revitalizar industrias como los astilleros que, tras décadas de caída de su actividad, son hoy uno de nuestros cuatro principales proveedores de cimentaciones y subestaciones”, ha señalado.

El presidente de la empresa ha concluido su intervención abogando por un mayor compromiso para hacer frente a los desafíos medioambientales: “París fue testigo de la creación de una nueva alianza global. Espero que Marrakech signifique el primer paso hacia el éxito en nuestro esfuerzo común hacia la descarbonización. Iberdrola asumirá el reto”.