Iberdrola y la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP) han firmado un convenio mediante el cual se comprometen a proteger a los clientes en situación de vulnerabilidad en esta comunidad autónoma.

El acuerdo ha sido ratificado esta mañana por Fernando Rodríguez, presidente de la FAMP, y Alfonso Calderón, delegado institucional de Iberdrola en Andalucía.

El objeto del convenio sellado hoy, en el marco del compromiso de las dos instituciones con los principios de solidaridad y servicio a la comunidad, es establecer los mecanismos de coordinación necesarios entre la FAMP e Iberdrola de cara a tratar de evitar la suspensión del suministro eléctrico por impago de la factura a los ciudadanos económicamente desfavorecidos de esta comunidad autónoma o a asegurar su inmediato restablecimiento en el caso de que ya se haya procedido a la suspensión del mismo.

2016-04-01 Convenio Iberdrola_FAMP

Alfonso Calderón, delegado institucional de Iberdrola en Andalucía, y Fernando Rodríguez Villalobos, presidente de la FAMP.

La protección a la que se refiere el acuerdo es de aplicación a todos aquellos clientes que tengan contratado el suministro eléctrico de su vivienda habitual con Iberdrola en esta región y que, previa valoración técnica y solicitud de los servicios sociales municipales, puedan ser beneficiarios de una prestación económica destinada a la atención de necesidades básicas de subsistencia en situaciones de urgencia social.

Al hilo de la firma de hoy, Ignacio Galán, presidente de Iberdrola, ha asegurado que “somos conscientes de la complejidad y las dificultades por las que atraviesan muchas personas en el contexto actual, y actuamos en consecuencia. Así, en España, hemos puesto en marcha un protocolo y estamos firmando distintos convenios con Administraciones Públicas y ONG para garantizar la continuidad del suministro eléctrico y de gas a los clientes económicamente vulnerables, con lo que en breve plazo estará protegida la totalidad de clientes de Iberdrola pertenecientes a este colectivo”.

En el marco del convenio, que tendrá una vigencia inicial de un año, prorrogándose tácitamente por periodos anuales, Iberdrola se compromete a no suspender el suministro de electricidad a dichos clientes en situación de vulnerabilidad mientras se gestiona la concesión, por parte de esas Administraciones, de la citada prestación económica, que tendrán que destinar a la satisfacción de la deuda derivada de dicho suministro.

Asimismo, la compañía se ofrece a facilitar a los beneficiarios y a los servicios sociales municipales, el asesoramiento en materia de eficiencia energética y la información que precisen sobre los distintos aspectos relacionados con el objeto del convenio sellado hoy.

Finalmente, ambas instituciones han acordado crear una comisión de seguimiento del acuerdo, a la que aportarán dos miembro cada una.