Iberdrola se ha adjudicado 149 megavatios (MW) de potencia solar fotovoltaica en Portugal, lo que supone la entrada de la compañía en el desarrollo de este tipo de tecnología en territorio luso.

Esta capacidad se distribuye en dos regiones (Algarve y en el valle del Tajo), de acuerdo al resultado definitivo de la reciente subasta pública impulsada por el Ministerio de Medio Ambiente y Transición Energética de Portugal, a través de la Dirección General de Energía y Geología, y organizada por el Operador do Mercado Ibérico de Energia (OMIP).

El presidente de Iberdrola, Ignacio Galán, ha manifestado, tras conocer el resultado de la mayor subasta llevada a cabo en el sector energético portugués durante la última década: “Estos nuevos proyectos ponen de manifiesto la apuesta de Iberdrola por las energías renovables para seguir contribuyendo a la transición hacia una Europa descarbonizada”.

El grupo avanza además en el desarrollo del gran complejo hidroeléctrico del Támega, que supone la construcción de tres nuevas centrales (Gouvães, Daivões y Alto Támega), con una potencia total de 1.158 MW y una inversión superior a los 1.500 millones de euros.

La puesta en marcha de este proyecto, prevista entre los años 2021 y 2023, supondrá incrementar en un 6% la potencia eléctrica total instalada en el país y propiciará el suministro de energía limpia a 440.000 hogares portugueses.