International Airlines Group (IAG) ha actualizado sus perspectivas de negocio en relación a su beneficio de las operaciones para el ejercicio 2019.

Así, según ha explicado la compañía, tras la huelga de pilotos llevada a cabo por el colectivo de pilotos BALPA en septiembre, que llevó a la cancelación de 2.325 vuelos durante un periodo de siete días, y la introducción por parte de British Airways de políticas comerciales flexibles en 4.070 vuelos que no estaban directamente afectados por la huelga, IAG estima que el impacto financiero neto de la huelga ascienda a 137 millones de euros.

“Además, durante el trimestre se produjeron incidencias adicionales que afectaron la operación de British Airways, incluyendo la amenaza de huelga por parte de los empleados del aeropuerto de Heathrow, que tuvo un impacto financiero neto de 33 millones”, añade.

La aerolínea también estima que las recientes tendencias en las reservas de sus segmentos de bajo coste (principalmente Vueling y LEVEL) tendrán un impacto financiero adverso de 45 millones.

La firma ha apuntado que “no han tenido lugar más conversaciones entre British Airways y el sindicato de pilotos BALPA” y que, “en el caso de producirse nuevas huelgas, éstas tendrán un impacto adicional en el beneficio de las operaciones de IAG para el conjunto del ejercicio 2019”.