Evacuadas miles de personas en Centroamérica

La furia del poderoso huracán Iota, de categoría 4 -de un máximo de 5-, con vientos de 250 kilómetros por hora, ha desprendido techos de las viviendas, colapsado el tendido eléctrico e inundado calles en el Caribe norte de Nicaragua, donde el ciclón toco tierra en la noche del lunes.

En un informe preliminar, las autoridades reportan ráfagas fuertes de vientos, precipitaciones, caídas de árboles, caída de postes de luz y desprendimiento de techos, sin cuantificar aún en horas de la madrugada de este martes.

Iota ingresó cerca de Haulover, donde habitan unas 350 familias con 1.750 personas, en su mayoría indígenas de origen miskito, una comunidad dedicada a la pesca artesanal y al turismo, que fueron evacuados en su totalidad. Aún no se cuenta con ningún informe sobre los daños.

En Bilwi, que es la principal ciudad de la Región Autónoma del Caribe Norte (RACN) de Nicaragua, se registran vientos devastadores y lluvias torrenciales, que provocaron que se cortara la corriente eléctrica y dejaron las calles inundadas, según el informe y testimonios de lugareños, que en videos publicados en redes sociales narran como vuela el zinc por los fuertes vientos.

Iota es el huracán más potente registrado en la historia de Nicaragua, ha dicho en comparecencia de prensa el director de Meteorología del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter), Marcio Baca. 

Más de 70.000 habitantes de la Región Autónoma del Caribe Norte (RACN) de Nicaragua han sido evacuados a 1.299 albergues ante el inminente impacto de Iota, según medios del Gobierno. En Bilwi, principal ciudad de la RACN, se registran cortes del fluido eléctrico, inundaciones en calles, desprendimiento de techos de viviendas y caída de árboles.