El primer ministro de Bahamas, Hubert Minnis, confirmó este martes (03.09.2019) que la cifra de víctimas fatales por el paso del huracán Dorian se elevó a siete, y calificó la tragedia como “una de las crisis más grandes que ha sufrido Bahamas en su historia”. Las autoridades aseguran que es muy probable que la cifra de fallecidos aumente con el paso de las horas.

La Oficina de la ONU sobre asuntos humanitarios (OCHA) aseguró que las consecuencias en Las Bahamas son “catastróficas” tras el paso del Huracán Dorian, que aún continúa afectando al país.

“Nuestras evaluaciones sugieren que el agua potable será una necesidad prioritaria debido al estado del sistema de suministro y la alta probabilidad de intromisión de agua salada provocada por las inundaciones. También se espera un fuerte impacto en las comunicaciones, la energía y el transporte. Los datos disponibles también sugieren la necesidad de asistencia humanitaria en forma de alimentos, refugio y recuperación temprana”, aseguró el portavoz de OCHAJens Laerke.

El representante de la Cruz Roja aseguró que Abaco tiene  la población más vulnerable, con una gran comunidad de migrantes haitianos que necesitarán acceso a agua potable.

Los equipos de la ONU junto con la Agencia de Manejo de Emergencias por Desastres del Caribe se encuentran en la isla de Nassau, la capital de las Bahamas, y están a la espera para desplegarse en la zona de desastre una vez reciban autorización gubernamental.

Por su parte el Programa Mundial de Alimentos prevé que se necesitará comida para más de 60.000 personas en esa zona (14.000 en Abaco y 47.000 en Gran Bahama), pero aún no se ha completado la evaluación preliminar.