Los dos países han firmado una declaración conjunta en la que mantienen su veto a la aprobación y aseguran que ni Polonia ni Hungría aceptarán una propuesta que sea inaceptable para una de las dos.

Tras una reunión celebrada este jueves en Budapest. Viktor Orbán y Mateusz Morawiecki han reafirmado su rechazo al condicionamiento del pago de los fondos al cumplimento de los principios del Estado de derecho.