Más violencia después de la muerte del estudiante que se cayó de un edificio el viernes pasado

Tres disparos realizados a quemarropa por un agente, dos manifestantes en el terreno en Hong Kong. Es una secuencia trágica que proviene de la ciudad que hoy entró en el sexto mes de protesta y violencia. Un lunes infernal, que con una huelga general quería conmemorar a Chow Tsz-lok, de 22 años, la primera víctima mortal de la revuelta anti-china, que cayó de un edificio el domingo pasado mientras huía de gases lacrimógenos y murió en el hospital el viernes.

Al menos dos personas habrían sido alcanzadas por disparos de los agentes de Sai Wan Ho. El más grave es un joven de 21 años que fue alcanzado por un disparo cercano de un oficial de policía: actualmente, el joven está en cuidados intensivos donde está bajo estrecha observación, informan los medios locales.

Eran las 7.20 de la mañana en Hong Kong y la noticia desencadenó una serie de incidentes en todo el territorio de la antigua colonia británica.