La líder de Hong Kong Carrie Lam anuncia la retirada formal del controvertido proyecto de ley de extradición que ha hundido al territorio, que goza de régimen administrativo especial, en su peor crisis política en décadas.

En una declaración televisada grabada previamente, Lam anunció “cuatro acciones para iniciar el diálogo” con los diferentes sectores de la sociedad hongkonesa.

El proyecto de ley, que habría permitido extradiciones a tierra firme en China, donde los tribunales son controlados por el Partido Comunista, desencadenó meses de disturbios y planteó el desafío más grave para el president chino Xi Jinping desde que llegó al poder en 2012.