El gobierno holandés propuso el miércoles el primer toque de queda en todo el país desde la Segunda Guerra Mundial y la prohibición de vuelos desde Sudáfrica y Gran Bretaña para limitar la propagación del coronavirus en los Países Bajos.