La mayoría de los fallecidos procedían de Ghana y Nigeria. Así lo han relatado seis supervivientes que lograron alcanzar una aldea de la zona, ha dicho a la agencia británica Lawal Taher, jefe de Cruz Roja en la región de Bilma.