El Secretario General de Naciones Unidas pide a Rusia y a Ucrania que actúen con la “máxima moderación” para evitar una escalada mayor tras el enfrentamiento en el mar Negro.

Antonio Guterres está “muy preocupado” por el incidente ocurrido cerca de la península de Crimea, y pide a “ambas partes que ejerzan la máxima moderación y tomen medidas sin demora para contener este incidente y reducir las tensiones”.

Guterres subraya la necesidad de “respetar por completo los derechos y obligaciones”, y “la soberanía y la integridad territorial de Ucrania, en el marco de sus fronteras reconocidas internacionalmente”.

El Parlamento ucraniano aprobó el lunes la imposición de la ley marcial en las provincias fronterizas con Rusia en respuesta al incidente en el que la Guardia Costera rusa apresó el domingo a tres barcos ucranianos y a su tripulación cuando navegaban en el mar de Azov.