La declaración se produce tras el atentado el 14 de febrero contra un convoy de fuerzas de seguridad indias en la localidad de Pulwama, en el estado de Jammu y Cachemira, en el que murieron cuarenta personas.

 – En una declaración publicada este miércoles, el portavoz del Secretario General, Stéphane Dujarric, indicó que António Guterres “está siguiendo con gran preocupación la situación en el sur de Asia” y  “reitera su enérgica condena del ataque terrorista”.

Para Guterres, “es esencial que, bajo la ley internacional, se rinda cuentas y que los autores de estos actos terroristas sean llevados prontamente a la justicia”.

“Al mismo tiempo, el Secretario General llama tanto al Gobierno de India como al de Pakistán a ejercer la máxima moderación para asegurar que la situación no se deteriore aún más”, señala el portavoz. Guterres está convencido de que cualquier desafío por difícil que sea “puede resolverse pacífica y satisfactoriamente a través de compromisos mutuos”.

La ONU ha mantenido durante mucho tiempo una presencia institucional en el área disputada entre India y Pakistán. De acuerdo con el mandato del Consejo de Seguridad dado en la resolución 307 de 1971, el Grupo de Observadores Militares de las Naciones Unidas en India y Pakistán (UNMOGIP) observa e informa sobre violaciones de alto el fuego a lo largo de la Línea de Control y el límite de trabajo entre los vecinos del sur de Asia en Jammu y Cachemira, así como informas obre los acontecimientos que podrían conducir a violaciones del alto el fuego.