El Secretario General de la ONU destacó en la Conferencia de Seguridad de Múnich (MSC) que la amenaza nuclear está presente por primera vez desde el fin de la Guerra fría

 – La estabilidad mundial ha sufrido dos cambios cualitativos durante el último año, destacó António Guterres, el mundo se enfrenta a una amenaza nuclear por primera vez desde el final de la Guerra Fría.

El titular de la ONU destacó que es esencial mantener la presión ejercida por el Consejo de Seguridad sobre la República Popular Democrática de Corea, con el objetivo de poder entablar negociaciones diplomáticas para lograr la desnuclearización pacífica de la península de Corea. En relación con esta crisis manifestó que es necesario que las dos partes interesadas, Corea del Norte y Estados Unidos, puedan reunirse y establecer un diálogo constructivo.

El segundo cambio lo presenciamos en Oriente Medio, “donde creo que nos enfrentamos a un verdadero nudo gordiano”, dijo. Pese a la larga sucesión de conflictos en la región, “lo que creo que ha cambiado, claramente, es que hoy en día, todo el Medio Oriente se ha convertido en un desastre”, continuó. “Un caos con varias fallas que se cruzan completamente entre sí y están interconectadas: la falla que permanece entre israelíes y palestinos; la falla que representa el recuerdo de la Guerra Fría, que todavía existe; la falla entre suníes y chiítas. Todas estas fracturas  han creado una situación que es un auténtico atolladero”.

Guterres advirtió sobre la ausencia de una visión común en la región y dijo que, aunque los intereses sean contradictorios, las amenazas que representan estos conflictos justificarían un esfuerzo serio en favor de la unidad.