Después de lo ocurrido el pasado fin de semana, cuando el Parlamento acabó en llamas en medio de protestas multitudinarias, el Congreso ha decidido dar marcha atrás y retirar el presupuesto para 2021, causante del estallido social.

El presidente del Legislativo, Allan Rodríguez, en compañía de otros 16 diputados de bloques aliados al oficialismo, anunció la retirada de las cuentas, sin precisar qué cambios se harán en el texto antes de que vuelva a presentar.

Esta decisión no acaba con la crisis política en Guatemala ni con las protestas contra el presidente Alejandro Giammattei, quien el domingo pidió la intervención de la OEA.

Las llamas saliendo por las ventanas del Parlamento guatemalteco, el pasado sábado, provocaron conmoción. El incendio fue obra de un grupo de encapuchados, mientras miles de manifestantes protestaban contra el polémico presupuesto, calificado por la oposición de ‘opaco’ y que, según expertos, conllevaba recortes en temas sanitarios y en derechos humanos.