El jefe del Parlamento de Venezuela, Juan Guaidó, dijo este jueves que su país ya pasó la “línea roja” para requerir cooperación militar extranjera, aunque destacó que el mecanismo depende de los países que decidan prestar ayuda en esta materia.

El líder opositor ha reiterado también que todas las opciones y mecanismos para lograr una solución a la crisis en Venezuela, y que a su juicio pasa por un cambio de Gobierno, deben ser evaluados “responsablemente”.

En ese sentido, ha destacado que es “bienvenido cualquier elemento que sume” para lograr la salida del gobierno del presidente venezolano, Nicolás Maduro, pero ha reiterado su negativa al diálogo, debido a que considera que este mecanismo es utilizado por el chavismo para engañar. “No nos van a confundir a nosotros con este mecanismo y menos al pueblo de Venezuela”, ha apuntado.

Asimismo, Guaidó llamó a protestar el sábado en todo el país. “Vamos a concentrarnos el sábado a las 10 de la mañana (14.00 GMT) en todo el país (…) no nos van a sacar de las calles”, dijo Guaidó en la primera rueda de prensa después de que este miércoles fuera detenido el primer vicepresidente del Parlamento, Édgar Zambrano, uno de los 10 diputados opositores señalados de golpistas.

El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) señala que los 10 parlamentarios incurrieron en delitos de “traición a la patria, conspiración, instigación a la insurrección, rebelión civil, concierto para delinquir, usurpación de funciones, instigación pública a la desobediencia de las leyes y el odio continuado”. Y, en razón de ello, la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), integrada solo por oficialistas y no reconocida por numerosos países, dio por levantada la inmunidad de siete de los legisladores señalados y espera hacer lo mismo con el resto en los próximos días.

Guaidó, también jefe del Parlamento, denunció que estas acciones constituyen un “nuevo golpe” al Legislativo que está conformado por una contundente mayoría opositora desde 2016, cuando el TSJ lo declaró en “desacato” y pidió a las instituciones omitir sus resoluciones.

Guaidó informó además que su representante en la Organización de Estados Americanos (OEA), Gustavo Tarre, convocará una sesión en el organismo continental para tratar el “nuevo golpe al Parlamento”. Sobre la posibilidad de ser encarcelado, el opositor insistió en que es un “riesgo latente desde hace mucho tiempo” y reiteró que de concretarse el chavismo estaría dando un “golpe de Estado”.