El líder opositor venezolano Juan Guaidó advirtió este domingo que aumentará la presión en la calle contra el gobierno de Nicolás Maduro, sin dejarse “distraer” por montajes, después de que el mandatario le acusara de haber dirigido un plan para asesinarlo.

“No nos van a distraer con ollas montadas y nuestros perseguidos nos han dicho claramente: ‘no nos detengamos'”, expresó Guaidó en su cuenta de Instagram, jefe del Parlamento reconocido como presidente encargado de Venezuela por más de 50 países.

El oficialismo denunció que el partido político de Guaidó, Voluntad Popular, puso en marcha una operación para que “sicarios” contratados en El Salvador, Guatemala y Honduras y entrenados en Colombia cometieran “asesinatos selectivos” y “sabotajes” a servicios públicos en Venezuela.

El jefe de despacho de Guaidó, Roberto Marrero, fue arrestado el jueves por agentes de inteligencia y señalado como “organizador” del supuesto complot.

Ratificando sus habituales llamados a la Fuerza Armada a desconocer a Maduro, el opositor pidió a los militares que “se unan al clamor del pueblo venezolano y exijan también el cese definitivo de la usurpación”.