Grecia reubicó a cientos de migrantes en un nuevo espacio temporal con tiendas de campaña después de que un incendio destruyese un hacinado campo de refugiados en la isla de Lesbos y espera que todos estén reasentados esta semana, dijeron el lunes funcionarios del gobierno.

Más de 12.000 personas, en su mayoría refugiados de Afganistán, África y Siria, están sin refugio y tienen que dormir al aire libre, sin instalaciones sanitarias adecuadas luego de que un incendio arrasó el campamento de migrantes de Moria el miércoles pasado.

Grecia ahora está registrando a los migrantes y examinándolos para detectar la COVID-19 antes de enviarlos al campamento temporal, informó el portavoz del gobierno, aunque la policía dijo que algunos se negaban a trasladarse a las instalaciones.

El primer ministro Kyriakos Mitsotakis dijo el domingo que Grecia construiría un nuevo centro de recepción de migrantes permanente para reemplazar las instalaciones de Moria.

El periódico alemán Bild informó el lunes que Berlín está considerando acoger a miles de refugiados de Lesbos como un gesto único y también quiere que el campamento de Moria sea reconstruido y administrado por la Unión Europea.

La investigación sobre la causa del incendio continúa, en medio de sospechas de que fue iniciado deliberadamente por migrantes que buscaban obligar a las autoridades griegas a permitirles salir de la isla.