Esta ley se ha encontrado con la fuerte oposición de diversos sectores de la sociedad hongkonesa

Dos días después de una nueva manifestación masiva en Hong Kong, la jefa del Gobierno local, Carrie Lam, ha dado este martes “por muerto” el proyecto de ley de extradición que se ha encontrado con la oposición de diversos sectores de la sociedad hongkonesa durante el último mes. Lam no ha dejado claro si el proyecto de ley se retira de forma efectiva, tal y como demandan los opositores, pero ha dejado entrever que el Legislativo no tiene la intención de seguir con su tramitación.

Asimismo, ha anunciado la creación de un comité de investigación independiente para fiscalizar la actuación de la policía durante las protestas que han azotado la ciudad durante el último mes, así como el establecimiento de una plataforma para el diálogo con los opositores a la ley.

La norma permitía a China tener acceso a aquellos sospechosos que se encontraran en suelo hongkonés.