El conflicto se ha recrudecido en las últimas horas – Según la ONU, la cifra de refugiados supera las 200.000 personas

El primer ministro de Etiopía, Abiy Ahmed, dio este domingo (22.11.2020) un ultimátum de 72 horas a los dirigentes de la región disidente del Tigray para que se rindan, pocas horas después de que el ejército anunciara un inminente ataque en la capital regional.

“El camino hacia su destrucción llega al final y les pedimos que se rindan en las próximas 72 horas”, aseguró Ahmed en un comunicado dirigido a los líderes del Frente de Liberación del Pueblo de Tigray (TPLF), al frente de esta región situada en el norte de Etiopía, en el este de África.

“Aprovechen la última oportunidad”, les dijo el primer ministro, premiado con el Nobel de la Paz en 2019.

Antes del anuncio del ultimátum, el ejército etíope ya había advertido sobre un inminente ataque contra Mekele, la capital de la región disidente y sede del ejecutivo local, al que el gobierno federal intenta derrocar, instando a la población civil a huir mientras aún haya tiempo.

El conflicto entre el gobierno de Etiopía y el TPLF empezó el 4 de noviembre, después de que Ahmed acusara a la guerrilla de haber atacado dos puestos militares, un hecho negado por el TPLF.