La borrasca ‘Gloria’, la séptima de la temporada y la primera de 2020, deja por el momento doce muertos y cuatro desaparecidos, tres en Baleares y uno en Cataluña. 

A las víctimas hay que añadir los daños materiales, sobre todo en playas y en el campo, ya que las intensas lluvias y los vientos provocaron graves inundaciones con crecidas y desbordamiento de ríos, así como un fuerte temporal en el litoral mediterráneo.

El Delta del Ebro, un ecosistema singular que incluye un parque natural, se encuentra gravemente afectado, con los cultivos de arroz, cítricos, hortalizas y las explotaciones de acuicultura arrasados, además de daños medioambientales.

Ciudades como Barcelona, Gerona, Valencia y Málaga, se han visto gravemente perjudicadas por las lluvias, mientras que la región de Aragón fue afectada sobre todo por la nieve.