General Motors anunció el lunes el cierre de siete plantas de producción en todo el mundo y la eliminación de varios modelos de berlinas en Norteamérica, lo que afectará de forma directa a al menos 14.500 trabajadores, en unas medidas que calificó de necesarias para garantizar su futuro.