265 millones de personas podrían verse empujadas a la inseguridad alimentaria aguda como uno de los efectos del coronavirus según el PMA

Según datos del Banco Mundial, el COVID-19 causará probablemente el mayor incremento en la pobreza global desde 1998, que arrastrará a 49 millones de personas a la extrema pobreza en 2020. La situación que vivimos actualmente está golpeando las economías y sistemas democráticos más sólidos y, en este escenario, las poblaciones vulnerables son las más afectadas.  Millones de personas viven en países donde el sistema sanitario es deficiente, carecen de coberturas sociales y no disponen de recursos económicos para hacer frente a la crisis.

Ante esta situación actual, la misión de Fundación CODESPA  cobra si cabe mayor sentido; están al lado de las personas que más lo necesitan y proponen soluciones adaptadas a las circunstancias para que,  las familias más vulnerables de distintos países,  puedan acceder a alimentos y otros productos básicos en este nuevo contexto de mayor fragilidad económica.

CODESPA muestra su compromiso para que “ninguna despensa quede vacía”. Han reforzado  distintas iniciativas dirigidas a poblaciones rurales para que puedan disponer de lo esencial durante el periodo de emergencia. En este sentido, dichas acciones están encaminadas a:

  • Poner a disposición de las familias 80.000 €, a través de préstamos sin intereses, para gastos de emergencias y compra de alimentos. Se facilita a las familias campesinas liquidez a través de las cooperativas y grupos de ahorro.
  • Adquirir insumos necesarios para la siembra (semillas, herramientas, fertilizantes…)  que puedan distribuirse a la población rural a través de créditos a cero interés y a un año de vencimiento, en condiciones muy ventajosas. Más de 80.000 familias tendrán acceso a estos créditos que van dirigidos a llenar sus despensas de alimentos.
  • Informar y concienciar a la población sobre la pandemia y mantener la cercanía utilizando sistemas virtuales. La mayor parte de la población a la que atienden vive en zonas alejadas y no reciben información sobre higiene y saneamiento que les permita prevenir la enfermedad y saber cómo actuar en el caso de ser infectados. Al haberse limitado sus movimientos, CODESPA está utilizando otros sistemas para mantener una comunicación fluida con las familias, a través de plataformas de envío de SMS, como es el caso de Emilpa grupos de Whastapp o cuñas en las radios municipales en lenguas indígenas.
  • Casi 4.000 personas ya han recibido información relacionada con la emergencia sanitaria y sobre la evolución de la situación (toque de queda, horarios mercados, etc.). También les damos a conocer programas de ayuda gubernamentales y cómo acceder a ellos a través de sus municipios.

Las donaciones que se obtengan irán destinadas a un triple objetivo:

  1. Proveer granos básicos, fertilizantes y asistencia técnica que garantice las próximas cosechas de los campesinos.
  2. Aumentar el número de microcréditos que garanticen una mayor liquidez a disposición de las familias.
  3. Multiplicar las campañas masivas de concienciación en comunidades rurales para prevenir que el COVID-19 se propague.

El Programa Mundial de Alimentos (PMA) ha advertido que, a consecuencia de esta situación, 265 millones de personas tendrán problemas graves de alimentación. El acceso a alimentos y bienes de primera necesidad es 100% indispensable para las familias. Nuestra misión cobra mayor importancia en esta situación de emergencia, para que las familias más vulnerables de los países en los que trabajamos puedan acceder a alimentos y otros productos básicos en este nuevo contexto de mayor fragilidad económica”, declara Elena Martínez, subdirectora de CODESPA.

Si quieres unirte al reto #ningunadespensavacía pincha aquí.