Tras valorar el programa, Margarita Robles ha destacado que “nuestras Fuerzas Armadas, en las misiones de paz, están muy implicadas con la ciudadanía. El español es un instrumento de paz y de convivencia, como tienen que ser todas las lenguas. Las lenguas no pueden ser un motivo de enfrentamiento, sino todo lo contrario, tienen que servir de enriquecimiento”. La ministra ha destacado que “nuestras Fuerzas Armadas llevan el español allí donde van”, y ha añadido que “es algo que nos tiene que hacer sentir muy orgullosos a todos los españoles”. “Este programa engrandece a las Fuerzas Armadas y a España, y si proyectamos el español, estamos haciendo grandes a los hombres y mujeres de este país”, ha dicho la ministra en relación a la cooperación que mantiene con el Instituto Cervantes.

Para concluir, Robles ha invitado a los responsables del Instituto a visitar Líbano, uno de los referentes en este programa, “para compartir el espíritu de sacrificio y heroicidad de nuestros militares” y para ver sobre el terreno “el calado que tiene el idioma español”. En el acto también han intervenido el coronel Juan Bustamante, del Mando de Operaciones, y el general Antonio Romero Losada, jefe de la Brigada ‘Galicia’ VII, que han detallado la labor que se realiza en la base ‘Miguel de Cervantes’ en Líbano. El trabajo realizado en el destacamento libanés representa el máximo exponente de la colaboración entre el Ministerio de Defensa y el Instituto Cervantes, donde una treintena de militares imparten clases de español de forma gratuita a unos 300 alumnos de la zona. Hasta el mes de mayo, esta labor fue desarrollada por militares de la Brigada ‘Galicia’ VII, tomando el relevo los efectivos de la Brigada ‘Guadarrama XII’. “Esta es una parte del apoyo de las Fuerzas Armadas a la población civil. Es fundamental que la población alrededor de la que estamos realizando nuestra misión tenga una percepción y una actitud favorable a nuestra misión que revierta en nuestras tropas”, ha subrayado el coronel Bustamante.

Por su parte, el general Antonio Romero ha indicado que “ofrecer la enseñanza del idioma español es muy apreciado y un atractivo para que la población civil cambie su actitud. Nuestro personal recibe una formación previa y sacan horas para dar clases a la población civil, compatibilizándolo con su trabajo en la misión. Es una herramienta muy útil para la inserción en la población civil”.

El Ministerio de Defensa y el Instituto Cervantes firmaron un convenio de colaboración en 2010 para difundir la lengua española y dar a conocer nuestra cultura en las zonas en las que las Fuerzas Armadas estuvieran desplegadas.