Desde Washington a Estocolmo, pasando por Londres, París y Nueva Delhi, jóvenes activistas han exigido compromisos serios para respetar los objetivos de Acuerdo de París de limitar el calentamiento del planeta a +2°C respecto a la era preindustrial.

El movimiento de huelga por el clima lanzado por una adolescente sueca de 15 años, Greta Thunberg, ha tenido este viernes una respuesta masiva a lo largo y ancho del planeta.  Greta Thunberg se plantó como cada viernes ante el parlamento de Estocolmo, esta vez rodeada de una treintena de manifestantes:   “No soy el origen de este movimiento. Ya estaba allí. Solo requería una chispa para encenderse”, dijo Thunberg.  “Vivimos una crisis existencial ignorada durante décadas. Si no actuamos ahora, será demasiado tarde”, añadió.

En España, el movimiento estudiantil ‘Fridays for future’, que se califica como “apartidista”, se ha propagado en las últimas semanas por diversas ciudades y universidades, organizando sentadas frente a sedes parlamentarias o gubernamentales.
Las manifestaciones de este viernes cuentan con el apoyo de organizaciones ecologistas tradicionales como Greenpeace, Ecologistas en Acción, Seo Birdlife o WWF. Además, la plataforma Alianza por el Clima, formada por más de 400 organizaciones de diversa índole, también ha manifestado su respaldo a la convocatoria.

En el ámbito internacional, más de 15.000 científicos de varios países de Europa y de Estados Unidos han mostrado su apoyo al movimiento ‘Fridays for future’. Los primeros en sumarse fueron los más de 12.000 científicos alemanes, austriacos y suizos, que han firmado un manifiesto conjunto en el que respaldan el movimiento juvenil.