Con una duración inicial de cuatro semanas

El presidente francés, Emmanuel Macron, ha anunciado este miércoles un toque de queda en París y otras ocho ciudades en estado de máxima alerta por la pandemia de COVID-19 ante el agravamiento de la situación hospitalaria en amplias zonas de Francia.

El toque de queda será de 21:00 a 6:00 y comenzará a partir del próximo sábado, con una duración inicial de cuatro semanas ampliables a seis, ha detallado el presidente en una entrevista televisiva.

“Tenemos que tomar medidas más estrictas” porque “estamos en una situación preocupante”, ha afirmado Macron.

El objetivo de la medida es frenar el crecimiento de los contagios a fin de que el actual ritmo pase de los aproximadamente 20.000 diarios al nivel de 3.000-5.000.

Macron ha asegurado que un reconfinamiento general de la población, como el vivido la pasada primavera, “sería desproporcionado”, por lo que el toque de queda “es una medida pertinente”.