El primer ministro de Francia, Jean Castex, ha anunciado este jueves nuevas medidas restrictivas para frenar la pandemia de la COVID-19 en 16 departamentos del país, entre ellas el confinamiento en la región de París a partir de este viernes durante al menos un mes.

Los habitantes de los 16 departamentos afectados no podrán realizar desplazamientos interregionales, podrán salir de casa únicamente para trabajar, pasear y dar paseos con la condición de quedarse dentro de un rango de 10 kilómetros y solo estarán abiertos los comercios esenciales, entre ellos las librerías. Las escuelas también se mantendrán abiertas en estas regiones porque “la educación es fundamental”, según ha afirmado Castex.

El primer ministro galo ha recalcado que “estamos en la tercera ola debido a las variantes de la COVID-19” y ha asegurado que “la progresión de la pandemia se acelera notablemente“. “Solo tenemos esta opción para detener la propagación de la enfermedad”, ha aseverado.