El Gobierno francés legislará para sancionar a los participantes en manifestaciones que no hayan sido comunicadas previamente y para castigar con mayor dureza a quienes participen en disturbios o enfrentamientos violentos.

El primer ministro francés, Edouard Philippe, informó de esta medida en una entrevista con canal TF1. El primer ministro dijo que el gobierno respaldará una legislación que “castiga a aquellos que participan en una manifestación no autorizada”. Además se busca sancionar con mayor dureza a quienes participen en disturbios o enfrentamientos violentos durante dichas protestas.

El Gobierno, recalcó, “debe preservar la libertad de manifestarse”, por lo que es favorable a sancionar a aquellos que organicen o participen en protestas no comunicadas previamente. Al menos un millar de personas han sido condenadas en Francia desde el comienzo de las protestas de este movimiento social contrario en primera instancia a las alzas de impuestos a los carburantes, mientras que otras 5.600 han sido detenidas, detalló Philippe.

(DW, AFP, EFE)