2,1 millones se han gastado en reponer el material destruido por vandalismo.