Requerirá “esfuerzos multilaterales” para salvaguardar los avances logrados antes de la pandemia

El Fondo Monetario Internacional (FMI) prevé una recuperación “más fuerte” de la economía mundial en comparación con su pronóstico de enero: el crecimiento está proyectado en 6% en 2021 (un aumento de 0,5 punto porcentual) y 4,4% en 2022 (un aumento de 0,2 punto porcentual), que sigue a una contracción histórica estimada en -3,3% en 2020.

Sin embargo, advierten, la recuperación será “despareja” y requerirá “esfuerzos multilaterales” para salvaguardar los avances logrados antes de la pandemia en la reducción de la desigualdad y el alivio de la pobreza.

El organismo explica que los pronósticos indican un mayor crecimiento mundial en 2021 y 2022 principalmente debido a revisiones al alza para las economías avanzadas, especialmente una revisión significativa en el caso de Estados Unidos (1,3 puntos porcentuales), donde se prevé que el crecimiento sea de 6,4% este año. Esto significa que Estados Unidos sería la única de las grandes economías donde se proyecta que el PIB supere el nivel pronosticado para 2022 de no haber ocurrido la pandemia.

Otras economías avanzadas, incluida la zona del euro, también registrarán un repunte este año pero a ritmo más lento.

Dentro del grupo de economías de mercados emergentes y en desarrollo, se proyecta que China crecerá 8,4% este año. Aunque la economía de China ya había retomado en 2020 el nivel de PIB previo a la COVID, se prevé que muchos otros países no lo harán hasta 2023.

El organismo califica de “enormes” los desafíos del futuro. “La pandemia aún no ha sido derrotada y los casos de infección se están acelerando en muchos países. Se observa también una peligrosa divergencia en la recuperación entre los distintos países y dentro de cada país, dado que la situación es menos favorable en las economías donde la distribución de las vacunas es más lenta, el respaldo de política económica es más limitado y la dependencia del turismo es mayor”, argumentan. Y añaden: “Es probable que esa divergencia en las trayectorias de recuperación ahonde las disparidades en los niveles de vida de los distintos países en comparación con las expectativas previas a la pandemia”.

Según las proyecciones, en comparación con los pronósticos previos a la pandemia la pérdida anual de PIB per cápita en 2020–24 será, en promedio, de 5,7% en los países de bajo ingreso y 4,7% en los mercados emergentes, en tanto que para las economías avanzadas se prevén pérdidas menores, de 2,3%. Estas pérdidas han borrado los avances en la reducción de la pobreza: “se prevé que 95 millones de personas más caigan en la pobreza extrema en 2020 en comparación con las proyecciones anteriores a la pandemia”.

Desde el FMI también apuntan que, debido a que se evitó una crisis financiera, se prevé que las pérdidas a mediano plazo, de alrededor de 3%, serán menores que después de la crisis financiera internacional de 2008. No obstante, agregan, a diferencia de lo que ocurrió después de la crisis de 2008, “se prevé que las mayores cicatrices queden en los países de mercados emergentes y de bajo ingreso, dado el limitado margen de que disponen para la aplicación de políticas”.

El organismo también recuerda que las autoridades de política económica “tendrán que seguir proporcionando respaldo a las economías y al mismo tiempo hacer frente a un margen de maniobra más limitado y niveles de deuda más altos que antes de la pandemia”. Para ello, matizan, se requerirán medidas “mejor focalizadas” que dejen margen para un respaldo “prolongado” en caso necesario. “En un contexto en que la recuperación avance a distintas velocidades, será necesario un enfoque adaptado a cada situación, con políticas bien calibradas en función de la etapa de la pandemia, el vigor de la recuperación económica y las características estructurales de cada país”, avanzan.

Eleva su previsión de crecimiento para España

Las previsiones del Fondo Monetario Internacional apuntan que España liderará el crecimiento de las economías avanzadas en 2021 junto con Estados Unidos.

Así, ha revisado el incremento del PIB de España en 2021 en cinco décimas con respecto a su anterior previsión, situándose ahora el avance en el 6,4% en 2021.

Para 2020, ha decidido dejar sin cambios su previsión de un crecimiento del PIB del 4,7%, la misma que en enero.