El coronavirus ha hundido a la economía mundial en una recesión, dijo el viernes la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, lo que suma una inmensa presión sobre los mercados emergentes que sufren por la caída del comercio, la reducción de las exportaciones y las salidas masivas de capital.

En una rueda de prensa, Georgieva remarcó que los países de mercados emergentes necesitan al menos 2,5 billones de dólares en recursos financieros para superar la pandemia.

Las reservas y los préstamos en los mercados locales serán insuficientes para cubrir estas necesidades, por lo que se requerirá una financiación sustancial del FMI, otras instituciones y acreedores bilaterales, agregó.

En cuanto a la salida, Kristalina Georgieva ha anunciado que “proyectamos la recuperación en 2021. De hecho, puede haber un rebote considerable, pero sólo si tenemos éxito en contener el virus en todas partes y evitar que los problemas de liquidez se conviertan en un problema de solvencia”.

Al menos 50 países de renta baja y 31 de renta media ya han pedido ayuda al organismo. Georgieva ya ha admitido que las necesidades de los mercados emergentes por la crisis superan los dos billones de euros. El FMI, además, ha exhortado a los gobernantes a hacer usos de las herramientas financieras disponibles lo antes posible para no empeorar lo que todo parece indicar que va ser una debacle económica.