La Fiscalía alemana de Braunschweig (norte de Alemania) ha ordenado registrar varias de las sedes de Volkswagen, entre ellas la central, en el marco de la investigación abierta por la manipulación de las emisiones contaminantes.

Los registros fueron dirigidos por tres oficinas de la fiscalía alemana con apoyo de las fuerzas de seguridad. Tras recibir varias denuncias, la fiscalía de Braunchsweig decidió abrir diligencias para investigar un presunto fraude por el trucaje de motores diésel de varios modelos del grupo Volkswagen.