El candidato conservador a la presidencia de Francia, François Fillon, ha hablado este lunes en una multitudinaria rueda de prensa sobre las acusaciones que pesan sobre él por los supuestos empleos ficticios dados a su mujer y a dos de sus hijos.

En rueda de prensa ha reconocido que fue “un error” contratarlos porque los franceses “ya no aceptan” ese tipo de prácticas aunque sean “legales”. Y ha defendido mantener su carrera al Elíseo porque, dice, “no tiene nada que esconder”.

Desde su sede de campaña en París, ha querido subrayar que contrató a sus familiares porque tenían la competencia para el puesto.

El candidato de los Republicanos ha asegurado que “ahora comienza una nueva campaña”. Insistiendo en su perfil “irreprochable”, Fillon se ha comprometido a publicar en internet el detalle de la remuneración de su esposa, Penelope, y de sus hijos, Charles y Marie, que consideró “justas y transparentes”.